25M_ISOTIPO.png

Carta Urgente Desde Colombia

Suscribimos esta carta  60 estudiantes y dos tutores talleristas de Colombia Humana, que participamos en el Curso Internacional de Formación Política en contextos de postpandemia.

A 1.300 compañeras y compañeros de otros pueblos hermanos con quienes compartimos este espacio de aprendizaje y fortalecimiento.

A las autoridades y estudiantes de la Universidad Nacional de Avellaneda, de la que nos sentimos parte;

A nuestros maestros y maestras, a los y las tutoras talleristas;

A las organizaciones hermanas de Podemos, Morena y el Instituto Democracia;

Hermanos y hermanas, les escribimos desde diferentes y variadas trincheras en la que resistimos la embestida de un régimen autoritario, que decidió abiertamente asesinar a nuestro pueblo lanzado a las calles multitudinariamente para demandar justicia, pan, vacunas y la suspensión de una reforma tributaria atrabiliaria.

Nos convocamos en un Paro Nacional desde el día 28 de abril. El mismo se ha extendido y seguirá hasta el día que sea necesario, pues el gobierno desplegó las fuerzas policiales y paraestatales para hostigar y fusilar a mansalva a la ciudadanía en movilización. Pretendieron llenarnos de miedo, y nuestra gente en las calles se hizo valiente y heroica. 

Escribiendo estas letras, el tableteo de metrallas y el estallido de bombas se escucha en las calles, en las esquinas, en los parques, en nuestras casas. Pero este pueblo canta, danza, pelea y resiste. Y triunfará porque su causa es justa y digna. 

En esta noche de 1 de mayo, incapaz de contener la marea multitudinaria que en las ciudades y pueblos salió a marchar para desafiar el fascismo de Estado, el gobierno ilegítimo de Duque militariza al país y saca a las Fuerzas Armadas a las calles con su tanques, bayonetas y tropas aerotransportadas.

Si no cumplimos durante estos días con las tareas del Curso de formación, si no vemos los videos, obedece a que salimos de la virtualidad y nos fuimos a la calle, calle que transformamos en aulas, y a nuestro pueblo peleando lo asumimos como maestros y maestras colectivas.

Nuestras manos se levantan del teclado, por ahora, y se ocupan en otros menesteres en los que necesitaremos de su apoyo. Serán determinantes sus esfuerzos, en lo que a difusión de la información respecta, para lograr que el mundo entero ponga los ojos sobre nuestra lucha democrática.

Desde Macondo, en lucha, para llenar de mariposas amarillas un país del tamaño de nuestros sueños.

Somos parte de un pueblo que ha decidido tener una segunda oportunidad sobre la tierra.

Contamos con ustedes para no condenar más generaciones a soportar cien años de soledad.

La noche del 1 de mayo.